Tenkara para ríos cordilleranos

Hace miles de años, los primeros pescadores en ríos ataban una línea torsionada de crin de caballo a la punta de una vara de madera tipo bamboo. En su extremo distal colocaban un gancho con algún insecto ensartado. Así nació la idea, años después, de la pesca con mosca.

Los japoneses han mantenido por siglos esta tradicional pesca. En la actualidad han reemplazado el bamboo por cañas telescópicas de fibra de carbono extra livianas, y la crin de caballo por modernas líneas de seda torsionada y de PVC.

Hoy en día esta técnica se ha difundido por todo el mundo, siendo ya fabricadas también en EEUU y Europa, mientras gana terreno día a día por su gran sencillez y bajo costo.

Con el objetivo de probar esta técnica ancestral de pesca con mosca japonesa, adquirí una caña Tenkara Motsugo de 10 pies, telescópica y “ultra light action”. Además me podría  servir para  que  mi señora participe conmigo en las salidas, ya que es la manera mas sencilla de pescar . La inversión total fue solo de  $55.000 puesta en mi casa. Debí hacerlo vía internet, ya que en ese entonces en Chile no se conocían.

La caña pesa solo 55 gramos y es de grafito. Como es telescópica, sus  6 tramos se guardan en el mango de 60 cm de largo. Viene con una tapa para evitar que se arme sola en el transporte.

Para completar el equipo fabriqué una línea torsionada con nylon 0,25 de color naranja y 3 metros, con el objeto de divisar su comportamiento en el aire y facilitar el aprendizaje de la técnica.

El largo total de la línea la determiné de manera tal que, al levantar la caña con la mano izquierda, pudiera tomar el pescado con la derecha y nunca recoger la línea con la mano. Esto ya que se podría cortar el tippet o provocar daño al animal. En algunos vídeos he visto que utilizan líneas mas largas para llegar mas lejos en grandes ríos, pero no me gustó cuando recogían con la mano la línea por lo antes expuesto.

El equipo entonces quedó compuesto por una caña telescópica Motsugo, línea torsionada de 3 metros, un mini líder torsionado de 40  cm. y un tippet 6 X de 15 cm.

Para probar este equipo por primera vez fui al río Claro, que venia muy torrentoso y turbio, el invierno pasado. A pesar de que no había ninguna posibilidad de pescar, corté el gancho del anzuelo para evitar toda opción de capturar una trucha durante la veda. Solo  quise sentir esta caña en el lanzamiento y  compararla con mi Whisper Creek número 3 de 7,8 pies. No utilicé la Orvis número 1, porque había mucho viento.

Me demoré 1 minuto en preparar el equipo Tenkara, ya que la línea se puede guardar  incluso con la mosca puesta. Solo hay que estirar la caña y amarrar la línea en la punta de la misma, la que viene con un pequeño cordón pegado en la punta  para este propósito.  En el equipo de mosca tradicional me demoré 5 minutos.

La sensación de la Tenkara en la mano es muy particular, ya que al estar la línea atada a la punta de la  caña es como la prolongación del brazo. Esto, sumado a lo delgada que es, la hace mucho más sensible que una caña tradicional. También logré una exactitud notable en el corto lanzamiento. Lo mismo ocurre en la ubicación de la mosca durante la deriva, se lleva exactamente donde uno quiere. Además no se necesita de falsos cast, por lo tanto la mosca permanece mucho más tiempo en agua. Hasta ahí todo favorable.

Al tomar luego  la G-Loomis, la sentí algo más pesada y me fue un poco más difícil colocar la mosca en el lugar predeterminado.

Al retomar la  Tenkara,  quise llegar un poco mas lejos y no pude, ya que debía meterme al agua y no llevé wader. Con la G-Loomis, en cambio, ningún problema en los 18 metros a pesar del viento.

Esto indica que necesariamente con este equipo Tenkara hay que meterse al agua y poder acercarse a  7 metros del lugar escogido para posesionar la mosca. Por lo tanto, esto  ratifica que es solo para arroyos o ríos fácilmente vadeables. Existen cañas Tenkara más largas, sobre 14 pies,  que algunos japoneses utilizan con líneas que tienen 1,5 veces el largo de la vara, con lo que logran distancias sobre 10 metros. Pero deben recoger la línea con la mano en la captura.

La caña es híper sensible, solo basta mirar la curvatura de ella solo con la fuerza de la corriente.

Una vez iniciada la temporada, fuimos de pesca al mismo río con César. Al comienzo armé la Tenkara y obtuve la primera captura con este estilo. La sensación del pique es inmediata e intensa. La pelea es corta, ya que al no poder dar línea el pez no arranca mucho. Este llega a la mano sin cansarse totalmente, lo que es bueno para su sobrevivencia pero más esquivo para tomarlo.

Posteriormente, para explorar mas lejos y profundo, continué con mi equipo tradicional, ya que la corriente y profundidad del río en este sector me limitaba para continuar con la Tenkara.

Al perder mi primera caña Tenkara, por robo estando prestada, la repuse por una modelo Sato de Tenkara USA. Esta tiene la particularidad de poder regular su largo en tres posiciones: 10´8”, 11´10” y 12’9”, permitiendo adaptarse mejor a las distintas condiciones de pesca. Ideal para paseos en la cordillera donde no sabemos con que arroyo nos vamos a encontrar. Será estrenada esta temporada.

 

Resumiendo ambas experiencias:

Tenkara es una muy buena alternativa en pequeños arroyos, como el Molina,  Antivero y Claro de San Fernando. Especialmente indicada para los Mosqueros que les gusta recorrer grandes distancias, es un equipo ultra liviano, no requiere carrete, sencillo de utilizar y muy sensible. Apropiado también para dar a conocer la pesca con mosca a una persona que nunca ha tenido una caña en la mano. Aprenden en un rato y no contiene  mas componentes  que la caña, línea, tippet y un par de moscas. En ríos de más de 9 metros de ancho debemos estar preparados para meternos al agua si queremos llegar a mayores distancias de la orilla. Debido a lo anterior y a que no me gusta alterar el fondo del rio, especialmente donde hay sedimentos, la Tenkara la reservo solo  para arroyos.

 

 

Saludos y suerte.

 

Jenaro Benavides Luck.

admin author

0 Comment

Leave a Comment